¿Qué cree la gente acerca del suicidio?

PDF Imprimir Correo

Dependiendo de lo que creemos, decidimos. Es así, como alrededor del suicidio se han construido una serie de mitos o creencias erróneas que llevan a tomar decisiones equivocadas. Entonces es falso creer que:

 

  1. El que amenaza con el suicidio es porque no lo va a hacer: Se parte de la creencia popular de que “Perro que ladra no muerde”. Las evidencias muestran que 8 de cada 10 personas que mueren por suicidio han dado a entender directa o indirectamente sus intenciones
  2. Los que amenazan con suicidarse, lo hacen para manipular o llamar la atención: No necesariamente, pero en caso de que fuera cierto, surge la pregunta ¿Por qué alguien tiene que recurrir a una amenaza suicida para llamar la atención? Ese solo hecho ya dice que hay algo que no está bien en quien realiza la amenaza, bien sea como forma de manipulación o como mecanismo para llamar la atención.
  3. El suicidio no es prevenible porque es resultado de una conducta impulsiva: Aquí se confunde la actuación aparentemente precipitada a causa de un evento desencadenante con la impulsividad.  Muchas de las personas que terminan suicidándose, han estado considerando la idea del suicidio con meses o años de anticipación.
  4. Hablar sobre suicidio con una persona en riesgo lo puede incitar a que lo ejecute: Esta falsa creencia está muy arraigada en muchos terapeutas. Hablar sobre las ideas de suicidio puede tener incluso un efecto liberador en la posible persona en riesgo.
  5. Una persona que se va a suicidar no da señales de sus intenciones: En los estudios de autopsia psicológica son muy frecuentes los hallazgos de señales explícitas o encubiertas de las ideas e intenciones del que fuera después un suicida. Parte de la labor de prevención es saber identificar a tiempo algunas de estas señales.
  6. El suicida está decido a morir: las investigaciones muestran que la persona con ideación suicida se encuentra en una condición de ambivalencia entre vivir y morir.
  7. El que amenaza con suicidarse solo lo hace por manipular: No hay que confundir la manipulación con la intención suicida. Aun cuando hay personas que efectivamente usan la amenaza suicida como herramienta de manipulación hacia otros, esto no disminuye el riesgo existente. De hecho, sería un indicador más de la necesidad de ayuda para la persona.
  8. La mejoría después de una crisis suicida significa que el riesgo se ha superado: Normalmente se confunde el aparente estado anímico eufórico y de tranquilidad con la superación de la problemática que desencadenó la crisis. Hay que verificar que efectivamente los hechos han sido superados y no dejarse guiar simplemente por un estado de ánimo de aparente alegría.
  9. Realizar intentos con medios aparentemente poco peligrosos significa que la persona no está considerando seriamente el suicidio: Lo más importante en las tentativas suicidas no es el posible método a emplear sino la intención subyacente en la persona.
  10. Quien hace un intento de suicidio y sobrevive a él, nunca más lo volverá a realizar: La evidencia muestra que los intentos previos de suicidio son indicadores de mayor riesgo a futuro (5, 6, 7).