Lo que dice la ley

PDF Imprimir Correo

El suicidio es una opción de escape que algunas personas consideran cuando se encuentran frente a situaciones vitales difíciles, generalmente un suicida comete el acto de terminar con su vida de manera autónoma, responsabilizándose por cada una de las actividades necesarias para que el acabar con su vida sea exitoso, sin embargo, hay condiciones y situaciones especificas en que un individuo no puede por sí mismo acabar con su vida a pesar de querer hacerlo, es así como otras personas a su alrededor pueden involucrarse prestando ayuda para que el suicida logre su cometido.


Esta ayuda puede darse por compartir posiciones similares frente a la vida o por razones humanitarias al considerar que el acto acabará, por ejemplo, con dolores producto de una enfermedad terminal.

No obstante en Colombia el intento de suicidio no es considerado un delito. Inducir, ayudar o instigar a otra persona al suicidio sí es considerado un delito y puede ser penalizado con 1 a 6 años de prisión, dependiendo de la existencia o no de una intención humanitaria. La ley 599 de 2000 por la cual se expide el Código Penal, en su artículo 107 reza así:

“Inducción o ayuda al suicidio. El que eficazmente induzca a otro al suicidio, o le preste una ayuda efectiva para su realización, incurrirá en prisión de dos (2) a seis (6) años.

Cuando la inducción o ayuda esté dirigida a poner fin a intensos sufrimientos provenientes de lesión corporal o enfermedad grave e incurable, se incurrirá en prisión de uno (1) a dos (2) años.

¿Qué se contempla en la inducción al suicidio?

¿Qué se considera como ayuda efectiva?

El artículo 131